corazon

Si tratas a tu perro como un hijo, ¡podrías sufrir de petofilia!