Logo Tú
Síguenos en:

No te pierdas los mejores Trágame Tierra

No te pierdas los mejores Trágame Tierra
Foto: Pinterest
06/07/15

Sin duda tod@s en algún momento hemos pasado por alguna verguenza y hemos querido que la tierra nos trague, ¿verdad? Nuestr@s lector@s colombianos nos comparten los más divertidos que les han sucedido. Si quieres que publiquemos el tuyo, no olvides enviárnoslo vía mensaje privado por nuestra página de Facebook: www.facebook.com/RevistaTuCol


¡Ewww un ratón!

Nos pusieron un trabajo por parejas y aproveché para hacerme con el chico que me encanta. Él aceptó con la condición de que fuera en su casa, pues le daba pereza salir a la mía y ahí tenía todo lo que necesitábamos. Yo, por querer acercarme más a él y depronto también para conquistar a su familia, acepté. Me puse súper linda y fui esa tarde a estudiar con él, en esas, estábamos en el comedor súper concentrados resolviendo los puntos del trabajo cuando vi que la cortina se empezó a mover y vi una pequeña patica gris por debajo de ella... por lo que estaba segura de que era un roedor y empecé a gritar: ¡ratón! ¡ratón!. El chico de mis sueños me miró fatal y llamó a la criatura: "¡Luna, ven aquí!", cuando el animalito salió resultó ser un gatico bebé que acababan de adoptar. Por supuesto el chico se molestó porque creí que en su casa habían ratones y me temo que la "suegra de mis sueños" también se sintió ofendida. ¡Ups!


Despistada


Explosión gaseosa

Era el cumple del chico más popular de mi clase, quien por cierto me encanta. Como todos lo queremos, se nos ocurrió hacerle una pequeña fiesta sorpresa en el recreo, así que uno de sus amigos tenía la misión de sacarlo del salón mientras decorábamos, otros tenían que arreglar todo, poner las mesas y servir los pasabocas y a mí me tocó ir a la cooperativa (la tienda del cole) por gaseosas. Al llegar a comprarlas la fila estaba larga... entonces cuando por fin pude comprarla corrí al salón con ellas. Al llegar ya lo habían recibido y todo y estaban impacientes por las bebidas... por lo que apenada las abrí... con tan mala suerte que al correr se sacudieron tanto y producieron gas... ¡así que se explotó el contenido y lavó al chico, a su mejor amigo y a algunos compañeros que estaban cerca.


Anita


Tacones traidores


Era el fashion show de mi colegio y por fin me dejaron participar. La verdad yo tengo un estilo súper relajado y no acostumbro a usar tacones... cosa en la que no pensé y ahora me arrepiento. Durante los entrenamientos, como era con el uniforme del colegio, no tuve ningún problema, llevaron a la mamá de una compañera que es experta en pasarela y nos enseñó varios truquitos, así que hasta ahí todo bien. El problema es que cuando se llegó el esperadísimo show, me pasaron unos tacones altísimos y delgados para modelar... y como yo no sabía y de paso iba nerviosa por la pasarela... ¡empecé a caminar como una jirafa recién nacida y me caí! y para más colmo... ¡se me rompieron los tacones y los tuve que pagar!


La que no volverá a ser modelo... jamás.