Logo Tú
Síguenos en:

Trágame Tierra #TúColombia

Trágame Tierra #TúColombia
Foto: Tú
06/04/15

Papá imprudente


Hacía un tiempo que me gustaba mi mejor amigo. Sucede que un día decidimos hacer una salida con mis papás y lo invitamos. Ellos sabían lo que sentía por él y que ese día me llenaría de valor para decírselo. Al recogerlo en el carro de mi papá, el chico y yo salimos a comprar unos helados y creí que era el momento oportuno, así que le solté todo. Desafortunadamente me contestó que era gay, por lo que sentí muchísima verguenza, pero lo peor no fue eso, sino que al subirnos al carro, mi papá lo saludó "Hola yernito" y durante todo el recorrido se fueron hablando de lo sucedido.

Atentamente, Bbs.

 


Profesor trol


Hola, mi Trágame Tierra es que estaba en clase de Castellano y como mi profesor de Lengua sabe muy bien que me gusta un chico del salón, empezó a preguntarles a todos mis compañeros quién les gustaba.  Yo fui la última y mi profesor, aún sabiendo que el chico que me gustaba estaba detrás de mí, me hizo la incómoda pregunta, a lo que mis amigos de sapos respondieron que era ese chico, quien enseguida volteó a mirar con cara de "mmmm, le gusto"... ¡que oso!

Paola

 


Accidente inesperado

Hola amiguillos de Revista Tú, quiero compartirles un oso que me acaba de pasar. Sucede que mi nuevo novio me invitó a comer para celebrar el inicio de nuestra relación y me recogió en su carro. Para sorpresa mía, se bajó de la silla de conductor, le dio la vuelta al carro y ¡me abrió la puerta! como ya casi no quedan caballeros asì me sorprendió bastante y me dio muchísima pena, por lo que me subí nerviosa a su carro lo más rápido que pude... ¡y no me fijé y me pegué contra el borde de la entrada al carro en toda la cabeza! El dolor no pasó en toda la noche y me salió el megachichón. ¡Que penaaaa!

Novia despistada

 


Lluvia de salsa

 

Por fin se llegó el día en que mi novio se dignó a presentarme a sus papás, por lo que busqué los mejores consejos de Revista Tú para arreglarme y vestirme perfecta para la ocasión y no es por nada, quedé muy linda. El caso es que ellos pasaron por mì y me llevaron a un lugar súper chévere de hamburguesas que abrieron en la Zona T de Bogotá, con estilo retro. Todo parecía perfecto y sentí que hice click con mis suegros, pues se veían felices conmigo y a mí me cayeron súper bien... pero como raro, algo tuvo que dañar la velada. Cuando me trajeron la salsa de tomate, tomé el tarrito y yo no sé si el hueco estaba mal o qué, pero la salsa, en lugar de caer en mi hamburguesa... ¡me salpicó toda la ropa y cayó un poquito en el bolso de mi suegra! Por suerte como que eso les dio más bien ternura y me ayudaron... ¡pero qué oso! ¡preciso!

La ensalsada